Economía

India no para

La economía del país asiático crecerá un 8% este año gracias al repunte de la producción industrial. Por Fernando Cano. Publicado en El País.

India no se ha dormido. Durante los últimos meses de crisis económica ha aguantado el temporal a base de ayudas estatales y de un fuerte tejido empresarial interno. A pesar de que este año fiscal 2008-2009 el país vio crecer su PIB solo en un 6,5%, el peor dato en seis años para el tigre asiático, esta cifra supera largamente la caída del 4,2% que registró la Unión Europea y el retroceso del 2,5% de EE UU durante 2009. Estos datos se han mantenido en el curso 2009-2010, con un alza del PIB del 7,4% y ya hay previsiones que sitúan el crecimiento para 2011 en el 8%.

Los bajos ingresos de la clase media desincentivan la inversión extranjera

La clave de este constante desarrollo ha sido el sector manufacturero, que creció un 10,8% en los últimos 12 meses, lo que sumado a la construcción, las infraestructuras energéticas, los transportes y las comunicaciones ha articulado el repunte de las estructuras productivas indias. Este alza ha compensado en parte el menor crecimiento del sector agrícola -castigado por las recientes condiciones climatológicas-, que por sí solo representa el 20% del PIB y emplea a dos tercios de la fuerza laboral local.

No obstante, India mantiene una serie de deficiencias que le impiden equipararse a los países ricos. En primer lugar se encuentran sus elevados niveles de pobreza, que se mantienen en torno al 25% de la población, una cifra que, según el propio Gobierno, no se podrá reducir a menos que el país retome ritmos de crecimiento del 10%. Estos niveles de pobreza también repercuten en una clase media con bajos ingresos que hace poco atractivo el desarrollo de negocios extranjeros para cubrir la demanda del mercado local.

La demanda interna se ha resentido durante la crisis, al tiempo que los inversores extranjeros han ralentizado su llegada al país. El flujo de inversiones extranjeras directas obtuvo un récord en 2007 con 45.000 millones de dólares. Como consecuencia de la crisis se redujo hasta los 20.000 millones en 2008 y 2009. Esta caída ha impactado negativamente en las cuentas públicas, ya que han disminuido los ingresos vía impuestos, lo que, sumado al esfuerzo del Ejecutivo para impulsar la economía, ha disparado el déficit público hasta el 11,4% del PIB en 2009.

El otro gran problema para la economía india en estos momentos es la inflación. Los datos de la OCDE indican que los precios podrían subir hasta el 8,3% durante este año, un dato preocupante que es aún más elevado en el caso de los alimentos, disparados el mes pasado hasta el 16,5%. Esto ha llevado al Ejecutivo a replantearse su política monetaria y a subir sus tipos de interés en 50 puntos básicos durante marzo y abril, una decisión que no ha sido bien vista por los mercados.

Las entidades privadas de inversión apuntan a un mantenimiento de las tasas de interés para los próximos meses debido a las preocupaciones por la crisis de la deuda de los países europeos. En medio está el debate sobre la inmunidad de India a la crisis internacional. El Ejecutivo cree que todavía pueden resistir y crecer debido a su limitada dependencia del sector exterior, mientras sus detractores creen que el PIB podría resentirse debido a una nueva crisis de liquidez internacional.

Compartir

Comentarios:

You must be logged in to post a comment.