Soberanía frente al colonialismo

El efecto hispano y la estadidad

Por Ángel Collado Schwarz,  Fundación Voz del Centro

Los  47.8 millones de  hispanos que residen en Estados Unidos se han convertido en el principal grupo minoritario de ese país, tras llegar a representar el 15.5% de su población. Se proyecta que para el 2050 alcancen el 24.4%.  Algunos estadistas entienden que esta situación representa una gran oportunidad para que Puerto Rico se convierta en el estado 51 de esa nación.

Sin embargo, no todo lo que brilla es oro…

Los hispanos representan la mitad del crecimiento poblacional de Estados Unidos.  La tasa de crecimiento en el 2006 (24.3%) fue más de tres veces la tasa de crecimiento poblacional del país (6.1%).

Este crecimiento tiene un efecto negativo en el grupo mayoritario estadounidense: la población caucásica, la cual ve su control poblacional evaporarse.  ¿Alguien puede pensar que favorecerían el convertirse en un grupo minoritario?  Ya están asumiendo acciones agresivas para proteger su posición dominante.  Los blogs del grupo conservador Tea Party (www.teapartypatriots.org) se han convertido en herramientas para proteger su hegemonía.

La reciente captura que hicieron del escaño del fenecido senador liberal, Edward Kennedy, en el único estado que no votó por Nixon en 1972 ha electrificado al grupo.

Pat Buchanan, comentarista y ex candidato a presidente de Estados Unidos, comenta en su libro State of Emergency: “America faces an existential crisis. If we do not get control of our borders, by 2050 Americans of European descent will be a minority in the nation their ancestors created and built. No nation has ever undergone so radical a demographic transformation and survived”.

La mayoría de los hispanos provienen de cinco naciones hispanoamericanas: México (65.7%), Puerto Rico (8.9%), Cuba (3.5%), El Salvador (3.3%) y República Dominicana (2.8%).  Contrario al grupo minoritario que desplazaron, los afroamericanos, los hispanos no son un grupo homogéneo.  Cada grupo de hispanos tiene su propia agenda y prioridades.

En el 2008 56% de la población hispana residía en tres estados de la Unión: California, Tejas y Florida.  El 74% residía en siete estados: los tres antes mencionados más Nueva York, Illinois, Arizona y Nueva Jersey. Esto significa que en 43 de los 50 estados, la población hispana es inexistente o insignificante.

Si bien el voto hispano es importante en la Cámara de Representantes, no lo es en el caso del Senado, el organismo gubernamental más exclusivo y poderoso de la nación estadounidense.  El Senado es un cuerpo poco democrático porque la posición y el poder de los senadores no guardan  relación con el número de electores que ellos representan.  Por ejemplo,  los dos senadores de California, que representan 37 millones de habitantes, tienen el mismo poder que los dos senadores de Wyoming, que representan 533 mil habitantes.

Esto significa que para 86 de los 100 senadores el voto hispano no tiene importancia electoral, y diluir su poder ampliando el grupo no abona a sus mejores intereses.

Más aún, en aquellos estados con una fuerte representación hispana, como en Arizona, el factor hispano no necesariamente afecta el voto de sus senadores. Fue el caso reciente del senador de ese estado, John McCain, quien, a pesar del pedido de su correligionario Luis Fortuño, votó en contra del nombramiento de Sonia Sotomayor para ser el primer hispano o hispana al Tribunal Supremo.

Sobre el tema específico de la estadidad para Puerto Rico, Buchanan comentó en una columna publicada en 1998 y  titulada “Let Puerto Rico Remain Puerto Rico”,  que  Estados Unidos no debe tratar de anexar, asimilar ni americanizar a una gente cuyo corazón siempre pertenecerá a su nación puertorriqueña.

El dramático crecimiento de la población hispana en Estados Unidos, en lugar de favorecer al movimiento anexionista en Puerto Rico, se está convirtiendo en el “poison pill” (“píldora venenosa”) de los esfuerzos  para que Puerto Rico se convierta en el  estado 51 de esa nación.

29 de abril del 2010

Compartir

Comentarios:

  • David
  • May 3rd, 2010

Ciertamente el factor ‘teabagger’ es uno más a añadir a la ecuación de la posible anexión de PR y este obviamente no juega a favor de los anexionistas. Sin embargo, aunque prefiero la soberanía para la isla, como condición indispensable para su desarrollo en diversas facetas, no sería posible que se llevara a cabo una anexión al ser precisamente PR una isla? sabemos que la mayoría de los estadounidenses no son expertos en geografía. De la misma forma que la mayoría ignora que PR es una isla caribeña y no parte de América Central o del Sur, se podría pensar que para el grueso de la población americana estamos ‘lejos’ en el sentido no sólo cultural sino geográfico. De anexarnos, puede que hasta nos olviden o piensen que al ser una isla (si aprenden esto) no somos una amenaza para su cultura e identidad. Es más, los hay que sí saben de nosotros y piensan que los ordeñamos y que ya es hora que pagemos impuestos federales. No obstante la influencia de Buchanan, Limbaugh, Hannity y Glenn Beck, quienes envenenan las mentes de millones, hay diferentes caminos que podría tomar el anexionismo. Lo que no tengo claro es la poscición de los chicanos, cubanos y dominicanos al respecto. Puede que algunos nos vean como un recurso para ayudar a sus compatriotas de alguna manera. Que conste que mi actitud hacia nuestros hermanos caribeños y otros latinos no es una excluyente o xenófoba. Sólo que el camino a la soberanía lo veo incierto dada la dejadez y adicción al mantengo de mis compatriotas puertorriqueños. Perdonen la verborrea. Saludos y paz para todos.

  • Angel Collado Schwarz
  • May 3rd, 2010

Gracias por tu participación.

La clave para alcanzar la soberanía es la educación. Cada día llevamos el mensaje a más personas y es impresionante las reacciones de los que asisten a las charlas. Las playas se construyen con muchos granitos de arena.

  • Jorge
  • May 5th, 2010

Adjunto el enlace al comentario de Glenn Beck en cuanto a la gran conspiracion democrata disfrazada por la combinacion del HR2499 y el Plan Tenesi. Me parece muy interesante en enlace (“spin”) que hace sobre estas “estrategias”, especialmente cuando aca sabemos que ambas surgen de diferentes facciones del PNP.

http://www.foxnews.com/story/0,2933,591683,00.html

  • Luis H. Bonnet
  • May 12th, 2010

Además de educar sobre nuestros atributos de nación, de manera que levantemos a un país soberano con confianza en sí mismo, debemos educar sobre la ilegitimidad de la estadidad. Bajo la realidad incuestionable de que somos una nación, forjada por nuestra historia y nuestras costas, la opción de anexión es totalmente contraria a nuestros derechos inalienables. La soberanía siempre acompaña a las naciones, aunque duerma a su lado en procesos coloniales. La soberanía es tan inherente a una nación que no tan solo pertenece a sus nacionales del presente, si no que también pertenece a los que aún no han nacido. Nuestra generación actual no tiene derecho a seleccionar una anexión sin posibilidades de secesión, porque la irrevocabilidad niega la soberanía, además de que los que aún no han nacido no pueden votar. La historia está llena de ejemplos donde nuevas generaciones han exigido el derecho a la soberanía de su nación, la cual entregaron sus antepasados. No creo que los Estados Unidos quieran ingerir ese problema potencial en sus entrañas, pero debemos levantar consciencia.

Ya es tiempo de que incrustemos en el concepto de la Estadidad, bien profundo, las palabras “ilegítimo e inaceptable”, aunque internacionalmente se considere ésta como una opción válida de descolonización. Están equivocados, el coloniaje avasalla la nación, pero la anexión irrevocable la asesina.

No hay forma de remar hacia adelante como nación, mientras no nos alejemos del torbellino que crea el espejismo irreal de la estadidad. Gastamos nuestra energía luchando para evitar que nos trague un remolino ficticio e ilusorio.

  • Luis H. Bonnet
  • May 12th, 2010

Felicidades por el gran esfuerzo que están haciendo por educar científicamente a nuestro país. Esto lo debieron haber hecho, hace años, los que han sostenido históricamente el estandarte de nuestra nacionalidad.

You must be logged in to post a comment.