Economía, Soberanía frente al colonialismo

El CPA Enrique Vila del Corral presenta libro “Soberanías Exitosas”

“Nuestro pueblo no se merece esto. Somos gente productiva, noble y trabajadora que hemos estado mal dirigidos y orientados. No tengamos miedo de enfrentar nuestro destino. Saquemos el miedo que habita en nosotros y planifiquemos juntos nuestro futuro en acuerdo con los Estados Unidos; para quienes Puerto Rico representa un importante mercado”

Presentación del libro “Soberanías Exitosas” de Ángel Collado Schwarz
Librería Borders – Mayagüez, Puerto Rico
27 de febrero de 2009
Dice el Sr. Collado Schwarz en la introducción de su libro – En el 1945, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) contaba con una membresía de 49 países soberanos; en el 2008 ya cuenta con 192. Y Puerto Rico donde está???
Muy buenas noches a todas las personas que nos acompañan hoy en la librería Borders del Mayagüez Mall, así como a todos los radio-escuchas, a través de las ondas radiales de Radio Isla-1320 AM. Bienvenidos todos.
A mi distinguido compañero de presentación en la noche de hoy, el ilustre patriota puertorriqueño, Lcdo. Juan Mari Brás, quiero felicitarle por tan elocuente y atinada disertación. Ángel debió haberme permitido el primer turno, así el nerviosismo de presentarme luego de tan ilustre ícono puertorriqueño no sería tan evidente.
Al amigo Ángel Collado Schwarz, “inventor” de este importantísimo “despertador de letargos”, gracias, por una vez más estar a la vanguardia de los asuntos que nos atañen como pueblo.
Cuando Ángel me invita a presentar ante ustedes el Libro Soberanías Exitosas – Seis Modelos para el Desarrollo Económico de Puerto Rico, inmediatamente le contesté en la negativa ya que no me interesa debatir temas políticos, pues conozco muy poco. Entonces me dice: ¿”Qué tal si te digo que compartirías esa noche con el Lcdo. Juan Mari Brás”? Lo pensé por breves segundos y le acepté. Acepté porque, aunque no conocía a Don Juan personalmente, siempre he respetado su honradez, verticalidad, conocimiento, y dedicación de toda una vida a la lucha por sus convicciones políticas. Una lucha sin insultos, amenazas ni bajezas. Ha defendido su causa, sin pausa y con mucha honra toda su vida. Lcdo. Mari Brás, un honor estar aquí con usted.

A los economistas Dres. Francisco Catalá Oliveras y Juan Lara, mis sinceras felicitaciones por una excelente exposición con data que no permite la más mínima duda de lo que han logrado estas seis (6) naciones desde que alcanzaron su Soberanía.

Quiero agradecer también a mi familia inmediata y al amigo Dr. Efraín Ramírez, que luego de leer el libro me ofrecieron sus comentarios sobre lo en él presentado, algunos de los cuales he incorporado a esta presentación. Debo señalar, que luego de las entrevistas por el Sr. Collado Schwarz a los economistas Dres. Catalá Oliveras y Lara, el mundo atraviesa una recesión global que ha afectado a todos los países. Singapur e Irlanda entre otros, pero quizás los más notables, han sido reseñados en artículos noticiosos, en cuanto a los efectos que ha tenido dicha recesión en sus economías. No empece a esos eventos, su condición política y sus políticas económicas no han puesto de manifiesto en lo absoluto un efecto nocivo por causa de su Soberanía.

Un dato histórico sobre uno de los países aquí reseñados: cuentan que nuestro Patriota, Rosendo Matienzo Cintrón, reconoce a fines del siglo XIX que Nueva Zelanda es un país de avanzada en aspectos sociales, al concederle en 1893 el voto a la mujer; siendo el primer país en así hacerlo. No se equivocó.  Sin prisa pero sin pausa, Nueva Zelanda continúa sentando pautas en el caminar político, social y económico global. ¡Qué falta nos hacen hoy día esos grandes patriotas, con esa visión clara, futurista y sin temor a expresarla!!

La importancia de este libro no puede ser sobre-enfatizada. Es lectura obligada para poder establecer donde estamos, y donde podríamos aspirar a estar en términos económicos, sociales y políticos. El tema de la Soberanía es muy poco conocido en nuestro país y tiende a confundirse con la Desasociación de los Estados Unidos. Nada más lejos de la verdad. Hoy día no hay países independientes o desasociados, pues ninguno puede sobrevivir por sí solo. Todos necesitamos de tratados comerciales que eslabonan los países entre sí. La Unión Europea es el mejor ejemplo. En lo que respecta a la Desasociación de los Estados Unidos, con la Soberanía lo que se busca es una relación distinta, posiblemente más estrecha y de respeto. Los países presentados en el libro mantienen excelentes relaciones con sus antiguas metrópolis, como Irlanda, Singapur y Nueva Zelanda con Gran Bretaña. Estonia, Eslovenia e Irlanda forman parte de la Unión Europea; y todos conocemos sobre Israel.

Entonces, y citando a Moíses Naim, PHD, Director de “Foreign Policy Magazine”, Washington, D.C., en su endoso a éste libro nos dice, “¿Que hace que un país y su gente sean prósperos?” “La obra no busca las respuestas en teorías abstractas sino en experiencias concretas”.

En una de sus intervenciones, el Sr. Collado Schwarz nos relata que la Directora del Departamento de Economía de la Universidad de Singapur, le comentó que Singapur había utilizado a Puerto Rico como modelo económico cuando establecieron el de su país. Observamos que fuimos modelos, o mejor aún, maestros. Hoy tristemente tenemos que admitir que no somos ni siquiera estudiantes. Podemos, por consiguiente, ser catalogados Desertores Escolares. En éste y otros ejemplos, el libro nos plasma de forma escueta y fría las realidades de países comparables al nuestro, según presentamos más adelante.

Al leer sobre cada uno de los países, encontré muchas similitudes en la ruta al éxito de cada uno:

El liderazgo y visión de sus líderes, con el apoyo de sus pueblos, al analizar juntos el camino a seguir para lograr éxito.

Su deseo de progreso y superación.

Su genuino interés por mejorar la calidad de vida de sus habitantes

La diversificación de los sectores que aportan a la economía

Su compromiso con el bienestar del país mediante alianzas tripartitas (pública/privada/social)

Nuestra abundancia de necesidades básicas no promueve la motivación hacia la consecución de mejorar nuestras oportunidades para salir del marasmo y estancamiento en que nos hemos congelado. Utilizando una palabra pueblerina, Puerto Rico tiene unas “dolamas” fundamentales que lo congelan al tiempo pasado y le impiden encaminarse en ruta al éxito, según expresado con ejemplos concretos en este libro. Estos son:

La dependencia

La falta de liderato y visión

La ignorancia política

El miedo

El debate sobre el status político de Puerto Rico nos ha mantenido maniatados por más de un siglo – incapaces de articular soluciones que beneficien en primer plano a todos los puertorriqueños. Un debate cuyo propio verbo pierde la vigencia de los tiempos cambiantes y modernos.

En una entrevista el pasado 1ro de febrero en La Revista Dominical de El Nuevo Día, el economista Elías Gutiérrez advirtió y cito: “Este gobierno no funciona, no importa quién esté al mando”. Llamó la atención a la apuesta que hace la nueva administración de resolver los problemas con el estimulo federal de $6,000 millones que es la medicina que se ha venido usando por décadas.

¿Cuáles son nuestras alternativas? El estado de gobierno actual cesó de ser funcional hace ya muchos años. Evidencia de esto es la limitación de nuestros gobernantes de concretar acuerdos con otros países. Limitaciones impuestas por las leyes de cabotaje y control sobre la inmigración entre otras muchas, hacen del presente estado de gobierno uno no-funcional y fuera de época. Hemos visto las trabas presentadas a través del tiempo por nuestros dueños, para evitar que se desarrollen movimientos hacía la consecución de la estadidad. Según ellos, una mayoría absoluta de 75% a favor, sería necesaria para entonces convertirnos en un “Territorio No Incorporado”. Entonces entraríamos en el período Limbal (de limbo) hasta que un “alma piadosa” se acuerde de nuestra existencia y nos promueva al Foro del Congreso, para ser considerados merecedores de la estadidad. Entonces, un gracioso envía una carta amenazando la seguridad de propiedad federal en los Estados Unidos y hasta ahí llegó el amor del “alma piadosa”.

Mientras tanto, otros cincuenta (50) años han pasado. Nuestra economía no aguanta más. Ya no será más del 62% que está en algún grado de dependencia sino el 82%. Los capitales productivos que queden, continuarán emigrando. Muchos de ellos, al día de hoy, ya están fuera de Puerto Rico, según reseña El Nuevo Día en su artículo del 20 de enero de 2009. Son pocos los que querrán trabajar, porque la dependencia ha continuado serruchando nuestra motivación y deseo de progresar.

Nuestro pueblo no se merece esto. Somos gente productiva, noble y trabajadora que hemos estado mal dirigidos y orientados. No tengamos miedo de enfrentar nuestro destino. Saquemos el miedo que habita en nosotros y planifiquemos juntos nuestro futuro en acuerdo con los Estados Unidos; para quienes Puerto Rico representa un importante mercado.

Comprendiendo esto, Collado Schwarz no pierde tiempo con definiciones de qué status tiene o no tiene Puerto Rico. En su lugar, se enfoca, desde la propia introducción de su libro, en cuál debe ser el objetivo preciso de dicho debate – es decir, qué “alternativas políticas” deben evaluarse en Puerto Rico para diseñar una estrategia que nos permita un desarrollo económico pleno y productivo. Este debe ser el lenguaje del siglo XXI. No se trata de buscar las anexiones que nos salvaguarden y protejan de nosotros mismos, sino buscar oportunidades y/o competencias que nos permitan ser protagonistas de nuestro propio destino.

Con este fin, nos presenta seis modelos o estrategias implantadas por seis países con escalas poblacionales o territoriales similares a la nuestra. Al hacer ésto, nos reta a soñar un nuevo Puerto Rico, y a comenzar a evaluar y analizar las herramientas que podrían llevarnos hasta él. Así, dejamos atrás esfuerzos estériles de auto-definición que sólo deben ser de interés a historiadores del siglo pasado.

Como nos presenta Collado Schwarz, no hay duda que Puerto Rico cuenta con una cantera de talentosos recursos humanos. Sin embargo, el modelo de las líneas de producción ha truncado nuestra capacidad inventiva y curiosidad intelectual, elementos imprescindibles en la nueva economía. La discusión y evaluación del libro sirve para despertar nuestra curiosidad e inventiva en tan importante reto.

Hoy vivimos un sinnúmero de problemas sociales, producto de mantener sin revisión unas estrategias de desarrollo económico diseñadas para problemas de los 40 y 50. Por esto, creemos que cualquier ejercicio de reflexión sobre nuestro futuro desarrollo económico debe, por consiguiente, incluir un análisis cuidadoso de los efectos sociales que han resultado, o puedan resultar, en el contexto de los seis modelos de soberanía que se han presentado en el libro. De igual manera, al ver la aplicabilidad de estos modelos a la realidad del Puerto Rico de hoy, debemos considerar nuestra radiografía social (altos niveles de pobreza, desempleo, enfermedades mentales, abuso de alcohol y droga, descomposición de la familia, baja autoestima, asesinato, maltrato de menores y mujeres, en fin, todos los vestigios tradicionales asociados con la dependencia y la colonización de Puerto Rico).

Ninguno de los modelos reseñados en el libro pueden ser aplicados a ciegas. Tenemos que considerar las diferencias culturales, sociales, políticas y económicas entre estos países y nosotros, como factores significativos que nos diferencian. Por otro lado, hay que reconocer las características y factores que podemos aplicar a nuestra realidad.
A manera de ejemplo, veamos ciertas estadísticas significativas que nos diferencian y ustedes llegarán a sus propias conclusiones del por qué de las mismas, entendiendo sin embargo, que todos los países aquí reseñados, su tamaño geográfico es mayor al nuestro, excepto por Singapur, que es catorce (14) veces más pequeño que nosotros. Sin embargo, en ninguno de los casos presentados, el tamaño ha sido el motor promotor de su éxito. Veamos:

Nuestra participación laboral de 33% es la más baja de todos. El más cercano, Israel 41%; el más alto, Irlanda con 70% de participación.

Nuestra tasa de desempleo de 12% es la más alta. El país más cercano, Estonia 7.7%.

La baja participación laboral y alta tasa de desempleo, representa un doble efecto negativo.

Nuestra tasa de mortalidad de 9 por cada mil nacimientos, es la más alta de todos. Vergüenza para un país desarrollado como Puerto Rico.

La concentración de 90% de nuestras exportaciones a un solo país, los E.U., es tres veces y poco, mayor que el más alto de los países reseñados; Estonia entre un 20%-30%, con Finlandia.

Nuestro Producto Nacional Bruto (GDP) per capita, es el más bajo de todos los países presentados con $18,400, mientras el más cercano, Estonia tiene $21,800.

Una base de medición para determinar el nivel de educación y conocimiento de la población es los usuarios de Internet, medido en base a cada 1,000 habitantes. Para mi sorpresa, somos últimos. Veamos:
Nueva Zelanda – 672
Singapur – 571
Eslovenia – 545
Estonia – 513
Israel – 470
Irlanda – 276
Puerto Rico – 234

En Puerto Rico los distintos gobiernos han invertido millones en computadoras y sistemas de información, pero entonces no cualificaron profesores. Lo que me trae al cuento de la pala y el cemento. Cuando hay pala no hay cemento, y cuando hay cemento no aparece la pala, y cuando hay pala y cemento es día de fiesta.  Pudiésemos sin temor a equivocarnos, decir que las estrategias establecidas en los años 40 y 50 han sido congeladas en el tiempo. Aquellos que las diseñaron y nos produjeron aquellos años de bonanza y crecimiento económico, social y político ya han muerto. Los que le han seguido han venido a administrar lo existente, sin ninguna creatividad, planificación ni estrategias que nos desfosilicen. Debo admitir, que hubo un intento en la década de los 90, pero más bien respondiendo a las motivaciones particulares del gobernante de turno, y no a una estrategia planificada de desarrollo económico como pueblo. Dicho sea de paso, en ese período se hizo lo opuesto (eliminación de 936 sin plan alterno).
En el libro “Restoring Growth”, por el Centro de la Nueva Economía, se establece que en Puerto Rico más del 62% de la población tiene algún tipo de dependencia económica. Más aún, se indica que para una madre con dos (2) dependientes le resulta oneroso trabajar, pues al considerar los costos relacionados de cuido y contribuciones, termina aportando menos a la economía de su hogar. Es obvio que esa marcada dependencia tiene un efecto directo en la baja participación laboral (33%).

Todos los países reseñados en el libro han tenido y algunos aún tienen sus luchas políticas y guerras. Se ven entre la espada y la pared, y es ahí donde nace esta esperanza, este deseo de superación y de crear una mejor oportunidad de vida. Nos dice el Dr. Catalá Oliveras: “Su constante preocupación por su supervivencia es su mejor incentivo para ser autosuficiente”.

Nosotros hemos estado exentos de esos eventos bélicos, tampoco hemos sentido amenaza alguna en nuestro desarrollo como pueblo, porque siempre hemos estado “protegidos” por un estado mayor que no nos ha permitido, ni nosotros hemos exigido, nuestro derecho a ser dueños de nuestro propio destino. La mayoría de los países incluídos en el libro tienen un pluralismo cultural, religioso y étnico que nosotros no presentamos. Nosotros somos Boricuas de Pura Cepa. Nuestro pluralismo es político; estadoismo, estadolibrismo e independentismo. Es evidente la ausencia de liderato político en nuestro Terruño para encausar nuestro país hacia la solución final y definitiva de nuestro status.
Los países aquí reseñados han tenido comunión en sus convicciones, y sus líderes han podido dirigirlos en dirección de esas convicciones hacia la consecución de sus metas y objetivos, debidamente planificados y estrategizados con principal atención a: educación, salud y bienestar social. En Puerto Rico no hemos podido, y quien sabe si algún día podremos, encontrar terreno común donde sembrar semillas de posibilidades de lo que podríamos lograr si resolviéramos convertirnos en un Estado Soberano, con las libertades y obligaciones que esto representa.

El momento ha de llegar cuando los Estados Unidos no nos acepten como estado y no tengamos un plan alterno (fall-back position). Ocurrirá similar a cuando entregamos las 936, que no existía un plan alterno. Mientras disfrutábamos de los beneficios de dicha Sección del Código de Rentas Internas Federal, no aprovechamos el tiempo y el dinero para planificar cómo comenzar a diversificar nuestra economía y estructurar nuestras otras industrias, para que pudiesen servir de contrapeso en el momento en que los beneficios de 936 dejasen de estar disponibles.

Hoy día, ¿qué estamos haciendo para diversificar la concentración de 90% de exportaciones hacia los Estados Unidos? Como vimos anteriormente, es el más alto de los países presentados. Aparte de la concentración tan peligrosa que esto presenta, aún más peligroso resulta el hecho de que un 65% de dicha concentración está representado por la industria farmacéutica, que como todos sabemos, poco a poco se ha ido consolidando y moviendo hacia otros países o reduciendo su producción por causa de la pérdida de las patentes.

Les indiqué al principio que el libro nos reta a soñar. Pues soñemos:

¿Por qué no nos convertimos en el principal Centro de Salud, Cardiovascular y de Cáncer para Latinoamérica? Tenemos una talentosa cantera de médicos especialistas e investigadores. En la actualidad, la UPR tiene un programa de investigación y desarrollo para un Centro Comprensivo de Cáncer con el prestigioso hospital MD Anderson de Houston, Texas; ¿Saben por qué? Porque las características de cáncer que se manifiestan en los anglosajones no son las mismas que se manifiestan en los latinos, y el NCI (National Cancer Institute) le encomendó a MD Anderson que se consiguiese un socio latino para esa investigación y el desarrollo de un Centro de Cáncer. Así llega está relación y asociación. Explotémosla.

Para soñar, MD Anderson tuvo en el año 2007 un volumen de negocios de $2,800 millones; de estos, sobre $450 millones se destinaron a la investigación y sobre $150 millones a dar servicio gratuito a los médico-indigentes de Texas. MD Anderson es una entidad sin fines de lucro, adscrita a la Universidad de Texas. Imagínese, un 10% de ese volumen en nuestro Centro de Cáncer aquí en Puerto Rico!! A propósito, en el 1994 MD Anderson estuvo al borde de la quiebra por mala administración. Así, que lo que tiene hoy día lo ha realizado en 14 años. Todo es posible cuando existe liderazgo y voluntad.

Y seguimos soñando; ¿por qué el gobierno no se convierte en el principal gestor de nuestro desarrollo económico, al igual que en los países aquí reseñados, y deja de ser el principal patrono y estorbo??

¿Y por qué el gobierno no contrata a un grupo de expertos que realicen un diagnóstico de nuestra situación sin trabas, como Singapur, y con el compromiso ante el pueblo de la implementación de sus recomendaciones? En lugar de, cómo ha sucedido a través de los distintos gobiernos, invertir el dinero y que dichas recomendaciones sean archivadas y nunca más despolvadas.

La importancia de la agricultura no puede menospreciarse, especialmente hoy día cuando la escasez de alimentos es la orden del día. ¿Y por qué no investigar como esos países, en especial Israel, que es un desierto, tienen éxito en la agricultura produciendo el 93% de su consumo y exportando $1,000 millones? Nosotros hemos descartado la agricultura como algo del pasado. ¿Será porque no invertimos en la alta tecnología para su desarrollo? ¿Como Singapur, 14 veces más pequeño que Puerto Rico, tiene estos “Parques Agrotecnológicos”?, (les resulta exagerado llamarlos “Fincas” por su tamaño), donde producen pollos, huevos, pescados, vegetales y frutas. Parafraseando al Dr. Catalá Oliveras – Comparado con Singapur, Puerto Rico luciría como una potencia agrícola con el terreno que posee.

¿Por qué no dejamos de hablar y acabamos de meter mano a la biotecnología que por cuatro años fue tema de gobierno, sin embargo, Singapur e Irlanda están en su desarrollo y promoción hace rato? Lo mismo ocurre con la economía del conocimiento, todos los países reseñados en el libro hace tiempo ya están en ella. Como evidencia mínima, los usuarios de Internet. Para muestra un botón.

¿Por qué no atrevernos a soñar con ser el Primer País de La Unión de las Américas? Yo siempre he soñado esa posibilidad. Toda América unida. Es, yo anticipo, la forma como los Estados Unidos podrán aglutinar mercados para compensar la fortaleza que representan la Unión Europea, China e India, individual y colectivamente. Señores, estamos hablando del mundo plano. Estamos hablando de la Globalización que venimos escuchando hace más de quince años. Pues quiero decirles, que hace más de quince años que llegó y nosotros no lo hemos realizado, mucho menos planificado para entrar en ella.

Nuestra situación me recuerda el viejo cuento judío de Honi HaM’agel. Honi siempre estuvo perturbado con el significado del verso del Salmo 126 “Oración por la Restauración” (“A Song of Ascents”), donde todo sería restaurado, y seremos como los que sueñan. Un día, mientras caminaba por la carretera, Honi vió a un hombre sembrando un árbol de “carob” y le preguntó ¿Cuánto tomará para que ese árbol dé frutos? El hombre le contesta 70 años. Entonces Honi le pregunta ¿Estás seguro que vivirás 70 años para ver sus frutos?, a lo que el sembrador le contesta; cuando vine al mundo ví muchos árboles de “carob” ya dando frutos, pues mis ancestros los sembraron para nosotros, así yo también lo siembro para mis hijos.

Honi HaM’agel se sentó al pie del árbol a comer y se quedó dormido. Una roca se formó y le cubrió, y continuó en su sueño por 70 años. Cuando despierta ve a este hombre que está recogiendo frutos del árbol de “carob” y le pregunta, ¿Fuiste tú quien sembró este árbol? a lo que el hombre le contesta, no, fue mi abuelo. Honi exclama, he dormido por 70 años!!

Un cuento tan largo para traerles un paralelismo de nuestro sueño centenario; nos faltan sólo 29 años para que el segundo árbol de “carob” comience a dar frutos. Aún no hemos sembrado el primero.
En Puerto Rico, la visión miope de los gobernantes que “si el árbol no promete frutos para el año tres (antes de su re-elección) no lo siembran”, privando a generaciones futuras de sus frutos y desarrollo.

Reseñaba el pasado 4 de enero de 2009 el Wall Street Journal, “The Irish Economy’s Rise was Steep, and the Fall was Fast” refiriéndose a la situación económica mundial y como ésta ha afectado a Irlanda. El punto que quiero traer con relación a dicho artículo es que en el 2005, un empresario desarrollador pagó 379 millones de euros ($454 millones aproximadamente) por 8 cuerdas de terreno, representando sobre $14,000 costo por metro cuadrado. Traigo esto, como ejemplo de esta economía que se ha convertido en el 2008 en uno de los países más ricos de la Unión Europea, para demostrar la pujanza de una economía producto de la planificación hacia una visión de país estructurada.
Antes de concluir, quisiera traducir un pensamiento de mucha actualidad, escrito por el Dr. Adrián Rogers (1931-2005), americano, escritor, pastor, conservador y presidente del Southern Baptist Convention, y que aplica muy bien a nuestro sistema de ayudas gubernamentales y dependencia:

A Word of Wisdom!!! “You cannot legislate the poor into freedom by legislating the wealthy out of freedom. What one person receives without working for, another person must work for without receiving. The government cannot give to anybody anything that the government does not first take from somebody else. When half of the people get the idea that they do not have to work because the other half is going to take care of them, and when the other half gets the idea that it does no good to work because somebody else is going to get what they work for, that my dear friend, is about the end of any nation. You cannot multiply wealth by dividing it.” —The late Dr. Adrian Rogers, 1931-2005.—

Palabras con Luz!!! Usted no puede legislar al pobre hacia su libertad, legislando al rico fuera de ella. Lo que una persona recibe sin trabajar, por obligación, causa que otra persona trabaje sin recibir. El gobierno no puede dar a nadie nada, que antes el gobierno no se lo haya quitado a alguien. Cuando la mitad de la gente se hace de la idea que no tienen que trabajar porque la otra mitad se va a encargar de ella, es cuando la otra mitad se hace de la idea que trabajar no le hace bien porque algún otro recibirá el producto de su trabajo. Es ahí mi querido amigo, el final de una Nación. Usted no puede multiplicar riqueza, dividiéndola.

Queridos hermanos puertorriqueños, en el año 55 AC, Ciceron pronunció un discurso donde expresó: “La asistencia a tierras foráneas debe ser eliminada para evitar la bancarrota de Roma. La gente debe nuevamente aprender a trabajar en lugar de vivir de la asistencia pública” (mantengo). Imagínense un mensaje similar, en tiempos modernos, por el Presidente de Estados Unidos.

“Soberanías Exitosas: seis modelos para el desarrollo económico de Puerto Rico” es un libro que todo “puertorriqueño” debe leer. Un buen Puertorriqueño, entre muchas cosas, debe ser lo suficientemente maduro para dejar atrás la adolescencia política y enfrentarse sin miedo al mundo que le rodea. Este planeta ya no es redondo sino plano como dijo el escritor, Thomas Friedman, refiriéndose a la globalización económica de nuestros tiempos, donde las divisiones geográficas y culturales se hacen cada día más irrelevantes. Seguir en el “status quo” político, es seguir en ese aislamiento económico-cultural que nos “congela” de pies a cabeza, destrozando a un ritmo acelerado nuestro más apreciado recurso: nosotros mismos.

Este libro explica de un modo sencillo con ejemplos concretos, cómo seis países con rasgos geográficos y poblaciones similares a los de Puerto Rico y con mayores obstáculos, pudieron vencerlos convirtiéndose en unas potencias económicas a nivel mundial. Han alcanzado sus metas con trabajo y sacrificio, pero sin miedo y con una fe inquebrantable en ellos mismos, traduciéndose en una mejor calidad de vida para ellos y sus hijos. ¿Por qué nosotros no podemos hacer lo mismo?

Esperemos que Ángel Collado Schwarz, mediante este magnífico libro, ayude a que surja el líder que encamine a Puerto Rico hacia la culminación de nuestra realización como pueblo, convertida en un Estado Soberano. El líder que haga que todos al unísono digamos: “Los que dicen no se puede, esos no son de aquí”. Los que decimos “Ay bendito – Sí se puede – esos sí, esos sí”.

Disfruten de la lectura de Soberanías Exitosas – Seis Modelos para el Desarrollo Económico de Puerto Rico. Un despertador de letargos. Muchas gracias por su atención. Buenas Noches.

CPA Enrique Vila de Corral

Compartir

Comentarios:

You must be logged in to post a comment.