Economía, Soberanía frente al colonialismo

Legado de pobreza y desesperanza

Por José E. Rivera Santana, Planificador

Como se advirtió desde diciembre de 2008, las políticas anunciadas y aprobadas por la administración de Luis G. Fortuño han conducido a Puerto Rico a un nivel mayor de pobreza y al recrudecimiento de la recesión económica.

Los datos que aparecen en los más recientes informes de la Junta de Planificación (JP) y del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH) así lo corroboran.

Las cifras ofrecidas por el Departamento del Trabajo para el mes de octubre de 2009, reflejan que el número de personas empleadas fue de 1,118,000, lo que representa una reducción de 68,000 empleos, es decir, un decrecimiento del 5.7% en relación con octubre de 2008.

La tasa de participación para octubre de 2009 fue de 43.0%. “Esta tasa es la más baja registrada para un mes de octubre desde 1985″, reza textualmente el informe del Departamento del Trabajo.

Esto quiere decir que de cada 10 personas en condiciones de trabajar sólo 4.3 están empleadas.

El número de personas desempleadas ascendió a 212,000, para un aumento de 40,000 desempleados respecto a octubre del año anterior.

Mientras, la tasa de desempleo fue 15.9%, lo que equivale a 3.2 puntos porcentuales más que la registrada en octubre de 2008.

Afirma el informe lo siguiente: “Esta tasa de octubre de 2009 es la más alta registrada para un mes de octubre desde el año 1993″.

De acuerdo con el Índice de Precios al Consumidor para todas las familias, durante octubre de 2009 se registró un nivel de 119.9 puntos, para un incremento en los precios de 2.5% respecto a octubre de 2008.

Resulta significativo que la clasificación de alimentos en general reflejó un aumento de 10.7% y dentro de ésta, los alimentos consumidos en el hogar ascendieron en 13.9%.

Del reciente número (diciembre, 2009) de la publicación de la Junta de Planificación sobre los indicadores socioeconómicos de Puerto Rico, se destacan los datos siguientes: El 43.2% de los hogares reciben menos de $15,000 de ingreso al año y el 60.8% reciben menos de $25,000.

Tales cifras nos indican que el porcentaje de los hogares con esos ingresos aumentará ante las tendencias crecientes en el desempleo, tanto en el sector público -por la política de despidos de la Administración Fortuño- como por la creciente erosión y decrecimiento del sector privado.

Por otro lado, se estima que en el periodo de diciembre de 2008 a junio de 2009, 31,709 personas se vieron obligadas a acogerse al Programa de Asistencia Nutricional (PAN).

Claramente, ese número debe ser mayor a noviembre de 2009, pues no recoge el impacto de los despidos de miles de empleados públicos y su efecto en la reducción del empleo en el sector privado.

En cuanto a los indicadores de la actividad económica, los principales reflejan cifras negativas. Las exportaciones de mercancía cayeron 7.6%. Los permisos de construcción se redujeron en 28.6%. El registro hotelero bajó en 1 .6 %.

Asimismo, la tasa de morosidad de los bancos comerciales aumentó en 10.75% y las quiebras aumentaron en 26.3%.

Como corolario, cerca de 20,000 unidades nuevas de viviendas no encuentran compradores.

Con el cuadro presentado por las propias agencias del Gobierno, ¿podrá el País aguantar tres años más bajo las políticas de la presente administración de Gobierno?

Compartir

Comentarios:

You must be logged in to post a comment.