Medioambiente, Soberanía frente al colonialismo

Un cuarto de siglo perdido

Por: Ángel Collado Schwarz,  Fundación Voz del Centro

En 1985, pasados ocho años del gobierno de Carlos Romero Barceló, la Junta de Planificación de Puerto Rico circuló un Informe Social en el que discutía  el aspecto de calidad de vida que preocupaba hace 24 años, ya que el “desarrollo económico, los adelantos modernos, la creciente tecnología y los problemas que están relacionados con ellos, han ido resquebrajando la tranquilidad, estabilidad y la coexistencia armónica que eran patrimonio de generaciones anteriores”

El estudio reseña que  “la Primera Conferencia Anual sobre Calidad de Vida celebrada en Puerto Rico identificó una serie de factores asociados al cuadro de crisis en la calidad de vida del puertorriqueño:

1. Un sistema de educación masiva donde la mayoría de los educadores están de acuerdo en que sólo ofrecen unos conocimientos, sin precisamente educar al hombre.

2. Unas tendencias marcadas de rapidez por resultados y ambición desmedida, tornando a una sociedad que pudo compartir y ser generosa en una con tendencias egoístas e individualistas.

3. Un nivel de desempleo jamás visto.

4. Un nivel de criminalidad y vandalismo rampante que asusta al ciudadano y lo obliga a ser prisionero en su propio hogar a través de las famosas rejas ornamentales.

5. Una calidad ambiental intoxicada por el ruido, por los compuestos químicos, por la exterminación de las especies masivas y el fin de la flora y fauna que una vez fueron fuentes de belleza para la isla.

6. Agresión verbal en la discusión de los diferentes asuntos públicos.

7. El bombardeo constante de temas políticos.

8. Los programas de televisión que no añaden nada a la formación de nuestros hijos y quitan valores formativos, destruyendo modelos de personas decentes.”

El estudio concluye que, de no resolverse la situación en Puerto Rico, “contribuirán cada vez en mayor grado a crear ciudadanos inseguros, temerosos, ansiosos, enajenados de su familia, de su comunidad y principalmente de sí mismos.   Son estos los individuos que serán actores principales en los matrimonios rotos, en la delincuencia juvenil, en la dependencia de un gobierno, en las instituciones mentales y en la intolerancia que se observa en las discusiones políticas, en las instituciones educativas, en los trabajos, en la calle, en los lugares públicos, en el seno de los hogares y dondequiera que exista algún tipo de agregado humano”.

Ha transcurrido un cuarto de siglo y nadie puede afirmar que la situación se haya corregido; más aún, hay consenso de que ha empeorado.

Desde la publicación de este estudio, han transcurrido ocho años del gobierno de Rafael Hernández Colón, ocho años de Pedro Rosselló, cuatro años de Sila Calderón, cuatro años de Aníbal Acevedo Vilá, y un año de Luis Fortuño.

Ninguno de los gobiernos PPD ni PNP ha logrado rescatarnos de la crisis que teníamos hace 24 años.  Por el contrario, nos han arrastrado a la quiebra de nuestra sociedad y economía.

Nuestros últimos gobernantes provienen de distintas ideologías,  profesiones, trasfondos, edades, regiones, clases sociales y sexo. El hecho de que no hayan podido resolver nuestra situación nos lleva a concluir que el problema no está en los gobernantes, sino en la  estructura gubernamental, o sea, el status político.

Mientras el mundo ha cambiado en estos 24 años, convirtiéndose en una  economía globalizada con una tendencia hacia la soberanía de las naciones, Puerto Rico continua en un status colonial, aumentando su dependencia de la metrópolis.  China sustituye a Estados Unidos como el principal poder económico en América Latina, pero Puerto Rico se queda al margen de las oportunidades globales.

Para resolver los problemas de Puerto Rico hay que atacarlos en su raíz.  Hay que crear un proyecto de país soberano con los poderes inherentes para resolver nuestra problemática.  De lo contrario, continuaremos languideciendo como colonia obsoleta, carentes de calidad de vida, sin importar quién sea el gobernante de turno.


Compartir

Comentarios:

You must be logged in to post a comment.