Medioambiente

La gran oportunidad del Corredor Ecológico

Por Carmen Guerrero Pérez, Planificadora Ambiental. Publicado en El Nuevo Día el 25 de noviembre de 2009.

El Corredor Ecológico del Noreste siempre nos ha ofrecido la gran oportunidad de ser un ejemplo mundial de planificación integral hacia la conservación y el desarrollo económico sustentable.

Sin embargo, más allá de perder su designación como Reserva Natural, se ha perdido la extraordinaria posibilidad de implantar el Plan Integral de la Reserva Natural del Corredor, cuyo borrador fue a vistas públicas en el año 2008 y tan solo faltaba que fuera aprobado por la presente administración.

Por esta razón, es importante que se divulgue la visión de futuro y el potencial económico que ofrecía el Plan Integral de esta reserva natural.

Lejos de ser un impedimento al desarrollo económico, el Plan Integral permitía la construcción de eco-hospederías dentro del Corredor: sí, construcción y hoteles. Establecía guías claras para impulsar el desarrollo de veredas interpretativas, paseos tablados, áreas de acampar y servicios eco-turísticos y recreativos, todos de clase mundial. El Plan capitalizaba en los recursos naturales irreemplazables que ofrecen las 3,000 cuerdas del Corredor, tales como sus bosques costeros, humedales y manglares, arrecifes de coral, praderas de yerbas marinas, su laguna bioluminiscente y sus millas de playas vírgenes, que sirven de hábitat para más de 50 especies raras o en peligro de extinción, y hasta únicas de Puerto Ric o.

El Plan nos daba la oportunidad de diversificar los ofrecimientos turísticos de la región noreste al complementar las actividades recreativas de los otros hoteles y atractivos del área y al mismo tiempo fortalecer la actividad comercial de los cascos urbanos de Luquillo y Fajardo. En esta región, ya operan o están construyéndose numerosos mega-complejos residenciales y turísticos, tales como Bahía Beach, Coco Beach, Río Mar, El Conquistador, Cayo Largo y Palmas del Mar; todos compitiendo con un mismo producto. El ofrecimiento de todos estos proyectos se enriquecería al tener una reserva natural que ofrezca alternativas de recreación natural de altura .

Entonces, ¿por qué vamos a sacrificar un área única en Puerto Rico y el Caribe para hacer más de lo que ya tenemos y tal vez nos sobra? En estos momentos donde se necesita estimular nuestra economía e industria turística, el Plan Integral del Corredor ofrecía una alternativa de impulso turístico mucho más inmediata que la alternativa de mega-proyectos turísticos y residenciales sin permisos, cuya viabilidad es cuestionable en el mercado actual de bienes raíces.

El Plan era un instrumento para lograr actividad económica inmediata y proteger aquellos atributos naturales que a largo plazo nos ayudarán a mantener ventajas competitivas en el turismo caribeño.

No obstante, en vez de impulsar el desarrollo económico mediante la aprobación de este importante Plan, el gobernador Luis Fortuño decidió cambiar la designación del Corredor de “Reserva Natural” a un “Área de Planificación Especial” y reiniciar un nuevo proceso de planificación en la zona.

En tiempos de crisis fiscal y económica, es innecesario, aparte de un gran desperdicio de tiempo, dinero y recursos humanos, volver a embarcar un nuevo proceso de planificación dentro del Corredor Ecológico del Noreste cuando el área ya contaba con un Plan Integral.

Un Plan que contó con un apoyo abrumador del público, incluyendo el endoso de numerosas agencias federales y estatales, legisladores, entidades profesionales, asociaciones de comerciantes, grupos comunitarios y ambientales, tanto locales como internacionales.

Eliminar la designación de “Reserva Natural ” del Corredor y no aprobar su Plan Integral tan sólo logra retrasar el desarrollo económico sustentable y la autogestión comunitaria de los municipios de Luquillo y Fajardo. Las acciones del Gobernador en torno al Corredor hoy nos ofrecen más de lo mismo, cuando nuestro pueblo y nuestra economía tienen sed de un verdadero c a m b i o.

Compartir

Comentarios:

Lo que sucede es que el PNP, especialmente bajo el mando de un republicano recarcitrante, es un partido que no tiene respeto por nuestra tierra ni nosotros como pueblo. Ese partido no tiene alma ni corazón y su visión es explotar al pobre para el beneficio del rico. El que se vende a sí mismo no lo piensa dos veces para vender y masacrar la tierra que lo vio nacer. Pero claro, nosotros no tenemos que permitírselo.

http://soberaniapuertorico.blogspot.com

  • Maria-Julia
  • November 27th, 2009

Cuando no hay una visión de País, de Pueblo esas son las cosas que pasan y seguirán pasando. Mientras cada uno “vaya a lo suyo” y no a lo de “Nosotros” esas cosas seguirán pasando. El proceso de “gobernar” se ha limitado a 4 u 8 años de “administrar” un presupuesto, ha construir grandes y costosos proyectos (para llenarle los ojos a los que luego votan por ellos ) que después No Hay $$$$$ para darle el mantenimiento necesario para mantenerlo en óptimas condiciones.

Es necesario crear un Proyecto de País, de País a Largo Plazo en el que participen o se representen la mayoría del pueblo. Las denuncias son necesarias, imperiosas en este país pero junto con la denuncia debe venir la propuesta o, como en este caso, la diseminación masiva de los planes que existían para tan importante espacio y que se hecharon al zafacón.

You must be logged in to post a comment.