Economía, Soberanía frente al colonialismo

Reagan-Bush-Fortuño vs. Roosevelt-Obama

Por: Ángel Collado Schwarz, Fundación Voz del Centro

La política fiscal de los gobiernos republicanos de Reagan y Bush ha propiciado la crisis económica mundial, altos niveles de desempleo y un déficit presupuestario nunca antes visto. Sin embargo, es el modelo que sigue el Gobierno actual en Puerto Rico.

Pero este nefasto escenario económico estadounidense no ha sido siempre el modelo a seguir.  En enero de 1944 el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt pronunció un mensaje al país en el que  propuso una segunda Carta de Derechos. Roosevelt quería establecer un nivel de vida para los estadounidenses superior al de cualquier otro país.

Roosevelt entendía que la verdadera libertad individual no podía existir sin seguridad e independencia económica.   Para él, los hombres necesitados y desempleados no eran libres.

Entre los derechos que proponía Roosevelt se encontraban: el derecho a un empleo útil y remunerado en las industrias, comercios, granjas y minas; el derecho a devengar lo suficiente para disponer de alimentos, vestimenta y recreación adecuados; el derecho de los agricultores a cultivar y vender sus productos con un rendimiento que les proporcionase a ellos y a sus familias una vida decente; el derecho de todo hombre de negocios, grande y pequeño, a comerciar en un ambiente libre de competencia desleal y dominación de los monopolios nacionales y extranjeros; el derecho de toda familia a una vivienda decente; el derecho a asistencia médica adecuada y a la oportunidad de lograr y disfrutar de buena salud; el derecho a la protección adecuada contra el temor económico de la vejez, la enfermedad, los accidentes y el desempleo; y el derecho a una buena educación.

Estos derechos significan seguridad.  Para Roosevelt, su país tenía que estar preparado para avanzar  hacia nuevas metas de felicidad y bienestar humanos.

El Presidente entendía que los derechos políticos y civiles que concede la Constitución de los Estados Unidos estaban en peligro ante la ausencia de derechos económicos.

El fallecimiento de Roosevelt meses después de su proclama y la fragilidad política del gobierno de su sucesor Harry S. Truman troncharon la implementación de su propuesta.

En Puerto Rico, con un modelo económico congelado en la década del cincuenta y una economía en caída libre basada en la dependencia de la metrópoli, en lugar de utilizar la política visionaria e inspiradora de Roosevelt, se escoge implementar  el modelo fallido de los gobernantes republicanos seguidores del neoliberalismo.

Establecer una política basada en el aumento del desempleo es el mayor daño que se le puede hacer a una sociedad, ya que el desempleo elimina contribuciones sobre ingresos de los trabajadores, sobrecarga los servicios de salud y educación, afecta otros empleos generados por los trabajadores y añade al deterioro de la salud mental del país, producido por la baja autoestima y la dependencia.

No hay país en el mundo que ataque la crisis económica con políticas que aumenten el desempleo.

El supuesto gigantismo gubernamental ha sido desmentido por un estudio reciente que realizaron profesores de la Escuela Graduada de Administración Pública de la Universidad de Puerto Rico. Veintidós estados de Estados Unidos tienen la misma proporción de empleados públicos por población que Puerto Rico. Catorce estados tienen un por ciento superior que Puerto Rico.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), países soberanos como Eslovenia, Hungría, Dinamarca, Turquía y Noruega tienen una proporción de empleados públicos mayor que Puerto Rico.

El aumento del desempleo en Puerto Rico empobrece a la sociedad puertorriqueña y afecta adversamente a la clase media, que pierde lo que había acumulado; vivienda, carros y el acceso al crédito, lo cual afecta su calidad de vida.

Lo más trágico de la situación es que mientras el gobierno de Puerto Rico implementa estrategias fracasadas de Reagan y Bush,  el Gobierno de Obama acoge las ideas progresistas del Gobierno de Roosevelt.

Compartir

Comentarios:

  • Eddie
  • November 2nd, 2009

Se entiende que La Nueva Trata fue una series de programas para desarrollar la infraestructura estadounidense en la epoca de La Gran Depresión. Aunque Obama parece tanto, en sus planes economicas como Roosevelt, también hay economistas e intelectuales que dicen que el presidente actual le falta más gastos gubernamentales, y también el instituir de programas infraestructurales para poder desarrollar EEUU. Lo que Obama falta de apoyar en este momento es “The National Infrastructure Bank Act of 2007″ una ley muy apoyado por republicanos y demócratas iguáles. Después de la batalla contra las compañías de seguro de medico para incluir un “public option”, ojalá que Obama grita esta National Infrastructure Bank, para abrir oportunidades financiales para municipios locales. No estoy hablando de leyes partidistas, sino que estoy hablando de leyes que tienen el apoyo de los dos partidos.

You must be logged in to post a comment.