Soberanía frente al colonialismo

El club más exclusivo del mundo

¿Quién en su sano juicio puede pensar que a los integrantes del club más exclusivo del mundo les conviene diluir su poder para incorporar a dos senadores de su territorio no incorporado de Puerto Rico?

Por: Ángel Collado Schwarz

El Senado de los Estados Unidos es el club más exclusivo del mundo.  El poderoso cuerpo legislativo compuesto por dos senadores por cada estado es presidido por el vicepresidente de los Estados Unidos.

En sus inicios, los senadores no eran elegidos por el pueblo, sino nombrados por las legislaturas estatales.  Los “Founding Fathers” no querían que respondieran al populismo.

No fue hasta 1913 que los senadores fueron elegidos por el voto directo de los electores por términos de seis años, con diferentes fechas de vencimiento,  para que nunca cambiara la totalidad de los integrantes del cuerpo en una elección.  Son los “príncipes” de la democracia estadounidense;  un grupo “elite”.

Por eso los senadores son los únicos que tienen poder para aprobar tratados y confirmar los nombramientos del gabinete, los generales, almirantes, embajadores y todos los fiscales y jueces federales, incluso los de la Corte Suprema.  Son quienes juzgan al Presidente en caso de someter al primer dignatario a un proceso de residenciamiento.

El Senado no es un buen ejemplo de representación democrática porque todos sus miembros tienen el mismo voto.  O sea, los dos senadores de Wyoming, que representan a 533 mil habitantes, tienen el mismo voto que los dos senadores de California, que representan a 37 millones de habitantes.

En el caso de la Cámara de Representantes, aunque constituye un cuerpo más democrático pues el número de miembros que representan a un estado es proporcional al número de habitantes, sus poderes son mucho más limitados.

Su menor importancia es dramatizada por el hecho de que la totalidad de los representantes tienen que ser elegidos cada dos años.

En la Cámara de Representantes es donde tienen voz los representantes de los territorios no incorporados: Puerto Rico, Guam, Islas Vírgenes, Samoa Americana y las Islas Marianas.   En el Senado, los territorios no tienen presencia alguna.

La entrada al club más exclusivo del mundo es sólo por invitación.   Pero tienen el agravante de que la entrada de cada nuevo integrante diluye el poder de sus miembros.  El deseo de pertenecer al club no es un factor determinante para ser invitado, sino la conveniencia que tenga para los integrantes del club.

La invitación de entrada se logra mediante la conversión de un territorio incorporado en un estado de la Unión.

Para que los miembros del club acepten diluir su poder, deben existir razones poderosas.  En sus inicios, la estrategia expansionista consistía en obtener territorios desde el Atlántico hasta el Pacífico, y en México, los ubicados al norte del Río Grande.  Estos  territorios incorporados fueron invitados posteriormente a unirse como estados y sus senadores fueron integrados al club exclusivo.  Los nuevos senadores aportaban territorios deseados por el resto de los integrantes del club.

Los territorios incorporados de Alaska y Hawai, con sus limitadas poblaciones y ubicados fuera del continente estadounidense, no eran bienvenidos al club exclusivo del Senado.  No fue hasta que la Guerra Fría, como resultado del conflicto en Corea,  ampliara sus horizontes del continente europeo al asiático que el peligro de la  proximidad de Alaska con el extremo oriente de la Unión Soviética movió al Senado a aceptar la estadidad para Alaska en 1959.

El hecho de que se descubriera petróleo en Alaska y firmas tejanas establecieran operaciones allí motivó que los poderosos tejanos Lyndon B. Johnson,  portavoz de la mayoría en el Senado, y Sam Rayburn, presidente de la Cámara de Representantes, retirasen su oposición a la estadidad de Alaska.

Los senadores de Hawai fueron admitidos al exclusivo club, junto con Alaska, para balancear el poder entre republicanos y demócratas.

¿Quién en su sano juicio puede pensar que a los integrantes del club más exclusivo del mundo les conviene diluir su poder para incorporar a dos senadores de su territorio no incorporado de Puerto Rico?

Compartir

Comentarios:

  • Robert Coane
  • September 1st, 2009

El problema de aceptación de PR como estado no reside en el Senado en Washington sino en la Cámara de Representantes, donde, a partir de 1910, los sitios se limitan a 435 y se asignan y reasignan por población cada 10 años de acuerdo al censo. Cada estado tiene un mínimo de 1 representante.

Pero veamos:

Puerto Rico tiene una población de 3,954,037 lo que lo haría el número 27 con derecho a 6 representantes.

Hay 24 estados con menor población. En orden: Oregon, Oklahoma, Connecticut, Iowa, Mississippi, Arkansas, Kansas, Utah, Nevada, New Mexico, West Virginia, Nebraska, Idaho, Maine, New Hampshire, Hawaii, Rhode Island, Montana, Delaware, South Dakota, Alaska, North Dakota, Vermont, Wyoming

Hay 7 estados con un solo representante: Alaska, Delaware, Montana, North Dokota, South Dakota, Vermont, Wyoming

Puertorriqueños en la “diáspora”, residentes en los EEUU, que, a partir de 2003, sobrepasan los de PR: 4,120,205.

4,120,205 EEUU
+3,954,037 PR
————-
8,047,242

Significativo bloque electoral que deja solo 11 estados con mayor población: California, Texas, New York, Florida, Illinois, Pennsylvania, Ohio, Michigan, Georgia, North Carolina, New Jersey

Mas aún, la concentración de puertorriqueños se encuentra en los estados más populosos y con mayor número de representantes, además de Hawaii: New York, Massachusets, Connecticut, Illinois, Ohio, New Jersey, Florida, Pennsylvania, Texas.

El Congreso tiene el poder de aprobar O RECHAZAR la solicitud de estadidad de un “territorio” aún cuando la inmensa mayoría de de los residentes del “territorio” se manifiesten a favor de la incorporación y se cumplan todas las condiciones requeridas.

Pregunto:

Los 7 estados con un solo representante están asegurados. Dado el que la Cámara se limita a 435 miembros, de los 43 restantes, ¿cuáles estarán de acuerdo con sacrificar representación en la redistribución necesaria para acomodar los 6 de PR?

¿Quién va a aceptar un posible bloque electoral mayor que el de 39 estados actuales, sobre todo cuando este representa una sociedad “única y distinta” con historia, cultura y lenguaje propio?

¿Quienes van a aceptar como estado a un territorio fuera del continente que no le contribuye a la economía nacional, sino que ya le cuesta y le suma a la deuda nacional en programas federales de ‘mantengo’? Alaska tenía petróleo.

¡Ni soñarlo! Una cosa es nombrar una jueza nuyorrican. Es otra completamente distinta admitir a toda su familia.

You must be logged in to post a comment.