Soberanía frente al colonialismo

Gran confusión sobre el ELA

“Los constituyentes nos dieron la hoja de ruta y el espíritu nacional soberanista para continuar. Nos dieron el concepto base de Gobierno por consentimiento de los gobernados para seguir “escribiendo nuestra propia historia en el libro de nuestro destino” (Fernós Isern), “rumbo a organizaciones internacionales por derecho propio” (Ramos Antonini); por “nuevos caminos hacia viejos objetivos” (Muñoz Marín).”

Por: Antonio Fernós

El 25 de julio, el ex gobernador Rafael Hernández Colón presenta en otro medio una afirmación confusa y confundida de los elementos fundacionales del Estado Libre Asociado.

Comete dos actos de alteración histórica de los hechos: 1) confunde lo que se propuso en la papeleta del plebiscito de 1967, en cuya redacción participó, con la fundación del “Com m o nwe a l t h “; 2) confunde además por otro lado, el Estado Libre Asociado (el Gobierno de Puerto Rico bajo su propia Constitución) con la definición del status de relaciones entre nosotros, el pueblo de Puerto Rico, y el gobierno de Estados Un i d o s.

Estos graves errores de alteración de factores históricos y jurídicos son muy serios; desorientan al País al falsificarle su propia historia y su status político.

Los elementos fundacionales de nuestro actual status político (el Commonwealth) no son la ciudadanía de Estados Unidos y los otros “comunes” (moneda, mercado, defensa).

Eso no lo dice ni dispone ley alguna. Eso no está ni en la Ley 600 de Constitución y Convenio de 1950, ni en la actual Ley de Relaciones Federales (Foraker y Jones de 1900 y 1917).

Ése no fue el discurso político al pueblo durante el proceso de promoción y creación del “Commonwealth” de 1946 al 1952; ése no fue tampoco siquiera el discurso político y el récord histórico en torno a la Constitución de nuestro gobierno propio.

El ex gobernador confunde el lenguaje de la propuesta de desarrollo del plebiscito criollo de 1967. Es penoso. Ese lenguaje de los “Cuatro Pilares del ELA en Unión Permanente” es el discurso político que adoptó Luis Muñoz Marín desde la Resolución Cubana (1961), a base de una recomendación de Abe Fortas en 1957 para redefinir el status. Entonces se rechazó y se preparó el Proyecto de Asociación Permanente (Fernós-Murray de 1959), que Muñoz abandonó en enero de 1961. Esa redacción de “unión permanente” no aparece una sola vez en el discurso político o constituyente de 1946 al 1953, de Muñoz Marín ni Fernós Isern, ni Ramos Antonini, ni Samuel Quiñones, ni Luis Negrón López.

El ex gobernador divaga en sus recuerdos y confunde el proyecto de 1967 con el de los constituyentes; ellos nos dieron los elementos fundacionales ante la negativa rotunda de Washington de reconocer nuestro derecho a escoger nuestro destino en 1946.

Los constituyentes nos dieron la hoja de ruta y el espíritu nacional soberanista para continuar. Nos dieron el concepto base de Gobierno por consentimiento de los gobernados para seguir “escribiendo nuestra propia historia en el libro de nuestro destino” (Fernós Isern), “rumbo a organizaciones internacionales por derecho propio” (Ramos Antonini); por “nuevos caminos hacia viejos objetivos” (Muñoz Marín).

Pero no se falsifique la historia: el nuevo camino es por etapas, y el viejo objetivo seguía siendo el que marcó antes Muñoz Rivera: “El desideratum (destino), es la soberanía”.

Nuestra soberanía se ejerce en seleccionar y escoger libremente; no es en aceptar concesiones de generosidad económica colonial. Nuestra asociación y convenio fundacional es “con” Estados Unidos, no es “dentro de”.

Para estar “dentro” se incorpora como territorio y se espera por el ingreso, cuando se haya incorporado la nación del territorio a la nación americana. Eso nunca sucederá con nuestro pueblo y nuestro país. Eso sería la negación y el genocidio del pueblo puertorriqueño o su suicidio. El País nunca hará eso, y el Congreso lo sabe muy bien. Lo vimos en su racismo cultural contra Sonia Sotomayor.

Lo peor de todo es que ese lenguaje de 1967 se abandonó y se superó luego por el PPD en 1970 (Pronunciamiento de Aguas Buenas) y asambleas más recientes del Partido Popular Democrático. Hernández Colón y otros parece que piensan en un Partido Demócrata Popular y no en el del 1938 y los constituyentes de 1950-1953.

Compartir

Comentarios:

You must be logged in to post a comment.