Economía, Soberanía frente al colonialismo

Ahora es distinto (2)

“Estos números desinflan toda la propaganda de nuestra extrema dependencia en los fondos federales y nos ayuda a ver con mayor claridad la viabilidad económica de la independencia”

Por: Carlos Gallisá

En una columna anterior decíamos que la campaña de miedo a la independencia ha estado montada tradicionalmente sobre la cuestión económica y la ciudadanía americana. En lo económico uno de los cucos principales ha sido la pérdida de los fondos federales. Sobre esto ha habido una gran manipulación de números y estadísticas para presentar una dependencia exagerada en estos fondos.

Veamos los números que nos ofrece el Banco Gubernamental de Fomento en su publicación Puerto Rico en Cifras para el año 2007. Los fondos federales que se transfieren a Puerto Rico se dividen en dos grandes grupos: los que van directamente a los individuos y los que se transfieren al gobierno.

Para el año 2007 las transferencias federales a las personas ascendieron a $10,828.5 millones. De este total el 82.2% ($8,902.5 millones) corresponde a pagos hechos por beneficios adquiridos (Seguro Social, Medicare, beneficios de veteranos y pensiones de retirados del servicio civil en el gobierno de Estados Unidos). Todas las personas que reciben estos pagos tienen derecho a ellos por servicios prestados y porque pagaron por ellos mediante descuentos de sus salarios como es el caso del seguro social y las pensiones. Ese derecho le es reconocido a estas personas sea Puerto Rico independiente, estado o colonia, capitalista, comunista, anárquico o bajo una monarquía.

El otro 17.8% ($1,926 millones) es lo que se clasifica como regalías (grants). Sobre estos fondos no hay derecho alguno. Se pueden perder bajo cualquier estatus político. Solo se necesita derogar la ley que crea estos fondos y claramente bajo la independencia deben perderse. El 76.4% de estos $1,926 millones ($1,417.7) corresponde al PAN (cupones), el 15% ($289 M) a becas estudiantiles, las llamadas becas Pell y el remanente 8.6% se reparte en préstamos estudiantiles, subsidios de vivienda como Plan 8 y otros.

En resumen, bajo la independencia podemos decir que del total de $10,828 millones en fondos federales a los individuos, $8,902.5 los seguiremos recibiendo por ser un derecho adquirido y se dejaron de recibir $1,926 millones. Corresponde al proyecto económico de la independencia presentar el plan para producir esos fondos y compensar a los que hoy los reciben de Washington. La otra partida de fondos federales es la que va directamente al gobierno. Esta partida suma nos $2,000 millones que se reparten mayormente en programas de educación, salud y construcción de carreteras.

Asumiendo también que estos fondos se dejarían de recibir bajo la independencia, el total de fondos perdidos de individuos y gobierno suma a $3,926 millones ($1,926 M + 2,000 M). Esa es la pérdida neta en fondos federales. Y esa es también la suma total de la dependencia nuestra en las llamadas dádivas o regalías federales. Muy lejos está esta cifra de la que vociferan los traficantes del miedo cuando alegan que nuestra dependencia en fondos federales sobrepasa los $10 mil millones.

A los números anteriores hay que añadir otro elemento a los fines de tener una mayor comprensión y exactitud de todo este cuadro de fondos federales. Del total de $8,902.5 millones que suma los pagos hechos a individuos por derechos adquiridos los pagos de seguro social ($5,746.3 M) y Medicare ($2,317.3 M) suman $8,063.6. Ahora bien, los pagos de empleados y patronos de Puerto Rico al gobierno federal sumaron en el 2007, $3,709.4 M. De estos $3,011.1 millones corresponden al pago de seguro social. Por lo que del total de $8,902 en pago a individuos hay que restar $3,709.4 que nosotros pagamos al gobierno federal por lo que le neto de transferencias a individuos es de $5,193.1 millones.

Creo que estos números desinflan toda la propaganda de nuestra extrema dependencia en los fondos federales y nos ayuda a ver con mayor claridad la viabilidad económica de la independencia.

Seguiremos…

Compartir

Comentarios:

  • MarcosMR
  • July 9th, 2009

Nuevamente mis felicitaciones por la columna muy bien pensada. Comparto la opinión de que se le ha puesto demasiado énfasis a los fondos federales como escusa para no perseguir nuestra soberanía. Hago los siguientes comentarios sobre los asuntos presentados:

Es importante entender la matemática de la dependencia, particularmente para la planificación prospectiva de nuestra economía, pero tiene el potencial de enredarnos en un diálogo de “suma cero”. Detractores del punto de vista soberanísta podrán señalar que los cálculos presentados aquí son una admisión que aparte de los $3.7 billones que l@s puertorriqueñ@s aportamos al seguro social y medicare, los demás $7.1 billones estarían en riesgo a perderse pues cualquier derecho adquirido se puede perder cuando se cambia el contrato social (es decir, el “status” o relación existente entre Puerto Rico y Estados Unidos). Los mismos detractores podrían señalar que hay otros beneficios contabilizados, como préstamos a tasas preferenciales, servicios de seguros y servicios públicos ofrecidos por el gobierno federal que cuando se suma al total de este artículo ascienden a aproximadamente $18 billones. Algunos han puesto esta cifra en hasta más de $20 billones a través de medias verdades y doble contabilización de recursos, tal como se ve en el libro “Pay to the Order of Puerto Rico” por Odishelidze y Laffer.

Lo importante es que detrás de toda cifra hay otra cifra de cuánto l@s puertorriqueñ@s pagamos al gobierno federal, o perdemos en nuestra economía como costo de oportunidad. Por ejemplo, el dinero que el gobierno federal invierte en el servicio postal no puede tomarse a prima fascie porque nosotros pagamos los sellos para ese servicio. Igual ocurre con el presupuesto militar invertido en la Isla pues no necesariamente, como país con soberanía, interesaríamos mantener un nivel tan alto de gastos en militarización.

Pero el costo de oportunidad más grande que perdemos con la dependencia de fondos federales es la habilidad de construir políticas que resuelvan directamente nuestros problemas. Estos fondos presentan una tentación para cualquier administración pública porque se percibe como “dinero gratis”. Sin embargo, en la mayor parte de los casos requieren pareos cuantiosos y aún así los fondos se otorgan con unos requerimientos diseñados para cumplir intereses de política pública en Estados Unidos. En muchas ocasiones, esa política pública no nos conviene o no es la mejor manera de resolver un problema local. Es preferible utilizar los fondos de pareo en programas diseñados por nosotr@s para nuestros asuntos a utilizar 5 veces más en fondos para programas que no van a resolver nuestros problemas.

Ese es el problema mayor de la dependencia de fondos federales. Hay algunas cosas que no se resuelven tirándole más dinero. Desafortunadamente, el ideal prevaleciente en la discusión pública y los partidos es esa de hacer menos cosas con más recursos. Esa es la mentalidad que debemos cambiar.

  • JL Acevedo Colon
  • July 13th, 2009

Pienso en la capitalizacion de las primas pagadas por los puertorriqueños al seguro social federal. Si las hubiesemos pagado a un fondo de seguridad social aquí en Puerto Rico, controlado por nosotros, bien administrado, hubiese sido un excelente activo para nuestro pais.

You must be logged in to post a comment.