Noticias, Soberanía frente al colonialismo

La ciudadanía según Nemesio Canales

“Sin la facultad de gobernarnos a nosotros mismos, ¿qué sacamos con llamarnos ciudadanos?”

Publicado en Claridad el 18 de junio de 2009

Lo que se cita a continuación se escribió en 1912 y es producto de la pluma del abogado y periodista boricua Nemesio Canales. Al columnista, que escribía en el diario El Día de Ponce, le molestaba que cada año la Cámara de Delegados isleña, en un ritual en el que realmente no creían, con frecuencia aprobaban una resolución solicitando la ciudadanía estadounidense.

“Y luego, que ya cansa tanto y tanto machacarle a uno los oídos con la cantata de la dichosa ciudadanía, que, después de todo, maldita falta que nos hace.”

“Sin la facultad de gobernarnos a nosotros mismos, ¿qué sacamos con llamarnos ciudadanos? Y si en realidad nos importa poco eso de la ciudadanía, ¿a qué viene la cándida hipocresía de pedirla todos los años – por llenar la fórmula – como encabezamiento obligado a todas nuestras peticiones de gobierno propio? … Eso de pedir lo que no se quiere con el solo fin de preparar el ánimo del donante es un re4curso diplomático más viejo que el rascar, pero demasiado expuesto al peligro de que interpreten a uno al pie de la letra y le dejen con tres palmos de narices.”

“Y ahora voy a citar, porque viene a cuento, las palabras de (Elihu) Root (senador y ex Secretario de Estado) que aparecen en ‘El Águila’ del lunes; ‘Yo soy opuesto – le dijo Root a Todd – y siempre lo he sido, a la concesión de la ciudadanía. Creo que ni a ustedes ni a nosotros nos conviene darla. No les conviene a ustedes porque dentro de tres años vendrían a quejarse de que no son ciudadanos de la misma clase que nosotros. La concesión de la ciudadanía tiene una significación muy grande, nos compromete demasiado para el futuro y es mucho pedir que nos comprometamos irremisiblemente con la concesión de la ciudadanía a un país de un millón y pico de habitantes de raza, civilización y costumbres distintas a la nuestra.’

“Más claro no canta un gallo: ni a ellos ni a nosotros nos conviene la ciudadanía común habiendo como hay por el medio tantas incompatibilidades de raza, idioma y cultura.”

Compartir

Comentarios:

You must be logged in to post a comment.