Economía

Paraguay arrasa

La economía sudamericana crecerá un 10% este año, el mejor desempeño de América Latina

Por Fernando Cano. Publicado por El País el 17 de octubre de 2010

La economía paraguaya está de enhorabuena. Como pocas veces en su historia, este año liderará el crecimiento sobre sus principales socios comerciales -Brasil y Argentina- y otras economías pujantes como Perú, Colombia o Chile. El Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipa un crecimiento del 10%, el mejor dato en tres décadas, según el presidente, Fernando Lugo. La explicación la encontramos en el gran despegue del comercio exterior, la baja base comparativa de 2009 y los buenos datos agrícolas, principal motor económico de Paraguay.

Los organismos internacionales piden que se evite el triunfalismo

El país creció un espectacular 12,2% en el segundo trimestre del año, completando seis meses con un alza del PIB del 11,7%. Queda muy lejos la caída del 3,8% de 2009, un año en que la crisis económica internacional pasó factura con un retroceso del 12,8% de las exportaciones, producto de la disminución de la actividad de Brasil y Argentina. Este mismo curso sus cosechas se vieron afectadas por la sequía, generando una caída del 25% en el sector agrícola. La crisis detuvo la media de crecimiento del 4,7% anual que Paraguay mantuvo los últimos seis años.

No obstante, los organismos internacionales advierten de la excepcionalidad del crecimiento reciente -en 2011 se volverá a crecer al 5%- y piden que se eviten los triunfalismos, pues los actuales datos se basan en acontecimientos históricos que difícilmente vuelvan a repetirse, como los crecimientos de Brasil y Argentina o las mayores cosechas de soja de la historia paraguaya. Es por ello que han hecho un llamamiento a las autoridades para que aprovechen la bonanza y pongan en marcha las esperadas reformas estructurales y fiscales postergadas por la crisis.

Paraguay es el país sudamericano con la menor carga fiscal -un 12,4% del PIB- y es la única economía del continente que no cuenta con un impuesto sobre la renta personal. Los empresarios paraguayos consideran que los gastos estatales no pueden seguir siendo solventados con los actuales niveles de ingresos, dependientes muchas veces de préstamos internacionales. Por ello, el FMI considera clave la aprobación de un impuesto de ese tipo que compense el aumento de los gastos. De momento, el tributo se encuentra paralizado en el Congreso.

Durante la crisis, el Ejecutivo ha cargado con el peso de la economía -lo que ha generado un aumento del gasto público del 26,6%-, pero sin llegar a desequilibrar de manera alarmante las cuentas públicas. Es verdad que se recurrió a préstamos internacionales por valor de 300 millones de dólares y a la colocación de bonos por 137 millones de dólares, además del aumento en la recaudación del IVA y del impuesto sobre los bienes y el comercio exterior; pero el saldo final fue un superávit del 0,1%, con una deuda pública que no llega al 20% del PIB.

Las críticas también apuntan a la reducción del aparato público y a la racionalización de los gastos en la Administración estatal, una vieja demanda del sector empresarial que ha cobrado más fuerza tras la crisis financiera internacional y el aumento reciente del gasto público. Otros sectores apuntan además a la deficiente distribución de la riqueza que ha traído el crecimiento y que probablemente traerá la nueva etapa de desarrollo posterior a la crisis. Paraguay cuenta con un millón de pobres, una sexta parte de sus 6,2 millones de habitantes.

Compartir

Comentarios:

You must be logged in to post a comment.