Economía

EMPLEOS, EMPLEOS, EMPLEOS…

Por Ángel Collado Schwarz, historiador, comunicador

La piedra angular para superar una crisis económica y poder estructurar un nuevo país es  la creación de empleos.

Esa fue la estrategia del presidente Franklin D. Roosevelt, electo en 1932,  para reinventar a su país sumergido en una crisis económica monumental con una tasa de desempleo en los 20 por cientos,  un país controlado por magnates financieros y sin justicia social.

Esta filosofía estadounidense salpicó a Puerto Rico bajo el liderato del último gobernador estadounidense, Rexford G. Tugwell, con el respaldo activo de las Fuerzas Armadas  y el recién fundado Partido Popular Democrático liderado por Luis Muñoz Marín.

El Puerto Rico de la década del treinta estaba sumido en una severa depresión económica y una crisis social.  La estrategia principal para la creación de un nuevo país, al igual que en Estados Unidos, fue la creación de empleos públicos y privados y programas dirigidos a una justicia social.

Se incentivó la inversión extranjera para establecer operaciones en Puerto Rico que crearan empleos.  Paralelamente, se generaron empleos en las áreas de construcción de obra pública, educación, servicios sociales, investigación, cultura, entre otros.

Usualmente, los términos “empleo” y “desempleo” se circunscriben  a estadísticas utilizadas por economistas.  Pero el empleo tiene un efecto directo en la vida diaria de todos los ciudadanos.

Un trabajador genera ingresos al gobierno mediante la contribución sobre ingresos.  En muchos casos, el trabajador libera al Estado de tener que proveer servicios de educación y salud.  El trabajador crea otros empleos, pues afecta negocios que patrocina  para poder desempañarse, como los medios de transportación, y los de comestibles y vestimenta.

El desempleo es el peor escenario para el Estado, no sólo por el gasto que genera en prestaciones por desempleo, sino por la pérdida de un recurso productivo.

Un desempleado es también golpeado emocionalmente,  su autoestima se afecta y en ocasiones se deprime con nefastas consecuencias en su núcleo familiar, que en muchos casos llevan a la violencia doméstica.

La falta de empleos afecta a la nueva generación que enfrenta la cruda realidad de un escenario en el que superarse mediante la educación no necesariamente conduce a un empleo seguro.  En ocasiones, esto la puede llevar a explorar el tenebroso mundo de las drogas como escape o fuente de ingresos.

El elevado desempleo sostenido tiene el efecto de que el desempleado puede perder práctica, que lo perjudicaría para conseguir empleo nuevamente en el momento que la economía se recupere.  Se rumora que en Puerto Rico se está dando el caso de científicos despedidos por farmacéuticas, quienes, ante la necesidad económica, utilizan sus destrezas en el mundo ilícito de la confección de drogas sintéticas.

Los pocos y afortunados estudiantes graduados que consiguen empleo en una época de mercado laboral restringido comienzan su vida profesional con la enorme desventaja de cobrar salarios inferiores que se extienden durante toda su vida laboral.

La creación de empleos públicos o privados es la medicina con efecto inmediato para un escenario como el que vive Puerto Rico.   En los últimos cuatro años se han perdido 157,000 empleos (55,000 en el gobierno y 102,000 en el sector privado).  El panorama futuro es nefasto ante el inminente cierre de farmacéuticas según expiran sus patentes, y por el efecto multiplicador del  cierre de tres bancos puertorriqueños.

Peor aún, en Puerto Rico se implementa una estrategia fracasada en otros lugares para resolver la crisis económica y social. Se despiden empleados públicos, con su efecto multiplicador en empleos privados, se aumentan los impuestos y se recortan los fondos de la Universidad de Puerto Rico, gestora de los empleos futuros.

Mientras no se logre revertir el galopante desempleo en la Isla, la economía y calidad de vida continuarán en una caída libre.

El economista galardonado con el premio Nobel, Paul Krugman, señaló: “No actuar contra el desempleo no solo es cruel, sino corto de miras”.

Culebra, 21 de agosto de 2010.

Compartir

Comentarios:

You must be logged in to post a comment.