Soberanía frente al colonialismo

CHINA VS. E.U. EN LA EXPO

Por: Ángel Collado Schwarz, historiador, comunicador

La Expo 2010 de Shanghái, lugar que acoge la mayor exposición universal en la historia de la humanidad, provee un escenario dramático para comparar a los dos principales poderíos mundiales: China y Estados Unidos.  Estas ferias se consideran terceras solo detrás de las Olimpiadas y la Copa Mundial de Fútbol.

Los pabellones representan el mejor rostro de los países ante el mundo.  Se espera que de 70 a 90  millones de personas visiten la feria en seis meses.

El tema de la Expo es: “Mejor Ciudad, Mejor Vida”.  China comunica  los dramáticos avances sociales y económicos de su Gobierno dominado por el Partido Comunista Chino.

En 1999 China apenas fabricaba el 1% de los paneles solares; ya para el 2008 alcanzó el 32%, convirtiéndose en el principal manufacturero en el mundo.  En el 2009 dobló  la inversión de Estados Unidos en energías renovables.

La joya  de la Exposición es el Pabellón de China.   El edificio color “rojo chino” tiene forma de pirámide invertida, compuesta por seis escalones.  La impresionante estructura toma su sitial entre otros símbolos arquitectónicos chinos como la Gran Muralla, el estadio olímpico, “el Nido”; y la Ciudad Prohibida.

El arquitecto Yang Ni comentó: “La estructura es un desafío a la gravedad porque representa la fuerza y la expansión del país”.

El tema del Pabellón tiene cuatro categorías: autodisciplina, compromiso social, inspiración en la naturaleza, y armonía en la diversidad, todas aplicadas a los diferentes aspectos del desarrollo urbano chino.

Dentro del pabellón hay una película con tecnología avanzada que comunica la migración del pueblo hacia las zonas urbanas;  la obra maestra del pintor Zhang Zeduan (1085-1145), El festival Qingming junto al río”;  inmensos jardines interiores;  modelos de sus avances tecnológicos en las energías renovables; y cientos de muestras de arte de los niños chinos.

Mientras el Pabellón de China proyecta un país con abundancia, en crecimiento, con alta tecnología, organización y proyecto de país para el siglo XXI, el de Estados Unidos proyecta un país en decadencia y sin imaginación ni visión de futuro.

La prestigiosa revista “Foreign Policy” lo describe: “A Sorry Spectacle”  (un espectáculo lamentable). Otros medios lo llamaron “A National Humiliation” (una humillación nacional).   Su arquitectura es aburrida, lúgubre, sin imaginación ni proyección de futuro.

Su presentación se limita a dos películas con tecnología del siglo XX, incoherentes y sin ningún mensaje del pasado, presente y futuro del todavía poderoso país.  El video contiene  mensajes de Obama y Hillary Clinton, niños hablando sobre la importancia de la innovación,  y a un grupo de personas uniéndose para construir un jardín comunitario.

Actualmente,  Estados Unidos es el principal deudor del mundo; China es su acreedor, propietario de las mayores reservas internacionales de oro y divisas.

China tiene más de cuatro veces la población de Estados Unidos y continúa invirtiendo, desarrollándose y creciendo mientras que las principales economías del mundo se encuentran sumergidas en el desempleo, déficits y estancamiento.

Su cultura, gastronomía y medicina alterna milenaria tienen una fuerte presencia alrededor del mundo. Sus atletas ganaron más medallas de oro en las Olimpiadas del 2008 en Pekín que cualquier otro país.

El siglo XXI está cambiando dramáticamente los viejos esquemas.  El bloque soviético se derrumbó en meses.  El país más poblado del mundo, gobernado por un partido comunista operando prácticamente en una economía de mercado, va rumbo a sustituir a Estados Unidos como el principal poderío económico.

Ya China desplazó a Estados Unidos como el inversionista más importante en América Latina y el Caribe, pero  Puerto Rico se mantiene petrificado en el pasado, ajeno a estos acontecimientos.

Mientras 192 países soberanos y 50 organizaciones internacionales intercambian en la Expo sus logros y planes para el futuro, Puerto Rico se encuentra en una caída libre a la espera de los cheques del Gobierno de Obama y a la emisión de nuevas deudas para cubrir el déficit.

Compartir

Comentarios:

  • Hector M. Alejandro
  • August 2nd, 2010

No es de extrañar este artículo. Todo en la vida se rige por ciclos. Hay un tiempo para fortalecerse, crecer, florecer o crear, y otro, para debilitarse, estancarse, marchitarse o hasta desaparecer. La historia así lo atestigua. Desde hace años hemos estado viviendo la antesala de la caída irreversible de una gran potencia. Hoy observamos signos claros de su decadencia económica, moral y social.

You must be logged in to post a comment.